Ares Electrónica Industrial

Bombas dosificadoras e instrumentos de medición y control


2 comentarios

Sistema de control de pH

Un sistema para controlar pH en simple sentido consiste en un electrodo, un transmisor, un controlador y una bomba dosificadora que agregará ácido o álcali según se quiera bajar o subir el pH.

En el controlador LK7 provisto por Ares , el operador debe programar, entre otros, dos parámetros:

(a) Valor de pH deseado
(b) Valor de pH para el máximo caudal dosificado.

La diferencia entre ambos valores se denomina banda proporcional.

A partir de ahí, dado que el pH es medido en forma permanente, el controlador actuará sobre la bomba aumentando o disminuyendo el caudal dosificado según se aleje o se acerque del valor de pH deseado.

Cuando el pH llegue al valor deseado (a) la bomba no dosificará producto o bien dosificará sólo lo necesario para mantener el proceso estable (control proporcional + integral). A medida que se vaya acercando al valor de (b), la bomba irá aumentando su caudal hasta llegar a su máxima capacidad.

Curvas de pH

Ejemplo para un control proporcional en un proceso por tandas (batch)

En un proceso de alcalinización de un efluente ácido, se quiere lograr un pH de 7. Para ello se agrega una solución diluida de soda cáustica con una bomba dosificadora cuyo caudal máximo es de 2 l/h.

En el controlador se ajustan los siguientes parámetros:

pH deseado: 7

Caudál máximo dosificado a pH 3

Con estos parámetros ingresados el funcionamiento de la bomba dosificadora será el siguiente:

Cuando el pH sea igual a 7, la bomba no dosificará.
Cuando el pH sea igual a 3, la bomba dosificará 2 l/h.

Para valores intermedios, la dosificación será proporcional a la diferencia entre el valor medido y el deseado.


Deja un comentario

Mantenimiento del electrodo de pH

Electrodo de pH

Electrodo de pH

El electrodo de pH posee intrínsecamente una vida útil limitada, típicamente de 6 meses a 1 año.  Por ser un sensor delicado, es necesario prestar mucha atención a su mantenimiento.

La formación de un recubrimiento sobre la superficie del electrodo de medición puede llevar a lecturas erróneas y velocidad de respuesta lenta.

Los recubrimientos aceitosos y orgánicos se eliminan mejor con detergentes o un disolvente apropiado que no ataca los materiales del electrodo.  Por ejemplo, el alcohol isopropílico podría ser usado para estos casos, pero se desaconseja la acetona porque puede atacar al cuerpo del electrodo.

Cuando se utilizan productos químicos o disolventes, debe tenerse cuidado con los ojos, cara y manos; usar además protección respiratoria.

Cuando los electrodos están fuera de operación, no debe permitirse que se expongan al aire o se sequen.  Los electrodos deben ser retirados de la instalación y almacenados en sus envases con tapa o en un vaso de precipitado lleno, preferiblemente con una solución patrón de pH 4.